Joven paralítico que logró caminar con un exoesqueleto manejado por su mente

13 total views, 1 views today

Fuente: Ciencia y Tecnología

Thibault tiene 30 años y hace cuatro años quedó completamente paralítico, sin poder mover piernas ni brazos, tras sufrir una caída de 15 metros que daño su columna y médula espinal desde el cuello hacia abajo.

Desde entonces, gran parte de su tiempo lo ha pasado en el hospital y hace dos años comenzó a participar en un estudio que hoy lo tiene caminando gracias a un exoesqueleto que puede manejar solo con su mente.

La nueva tecnología desarrollada en Francia por el Centro Francés de Investigaciones Biomédicas Clinatec y la Universidad de Grenoble, funciona gracias a los estímulos eléctricos que reciben las dos placas con 64 electrodos cada una, que fueron implantadas en su cerebro. Estos estímulos son captados por los electrodos y enviados a un computador que recibe las instrucciones y las transforma y reenvía al exoesqueleto.

Inicialmente el joven tetrapléjico practicó el uso de los implantes cerebrales para controlar un personaje virtual, o avatar, en un juego de computadora, luego pasó a caminar en el traje.

“Me siento como el primer hombre en la Luna. Había olvidado cómo era caminar. Olvidé qué era pararse y que era más alto que muchas de las personas que estaban en la habitación”, dijo Thibault tras caminar con el exoesqueleto. Los movimientos de su caminata en una de las salas del laboratorio no fueron perfectos reconocieron sus creadores, pero se trata de una innovación que abre una esperanza a personas que como él, no tienen la posibilidad de moverse.

Lo más difícil, asegura el joven, fue controlar los brazos.

El exoesqueleto es un aparato que pesa 65 kilos y, por ahora, necesita que el usuario se mantenga con un arnés que está enganchado al techo para evitar alguna caída.

Antes de mover el exoesqueleto, Thibault tuvo que controlar un avatar en el computador.

Alim Louis Benabid presidente ejecutivo de Clinatec y académico de la Universidad de Grenoble Alpes en Francia, dijo a través de un comunicado que “el nuestro es el primer sistema de cerebro-computadora inalámbrico semi-invasivo diseñado para uso a largo plazo para activar las cuatro extremidades”.

Estudios anteriores que han unido cerebro-computador han utilizado dispositivos de grabación más invasivos implantados debajo de la membrana más externa del cerebro, pero al final dejan de funcionar. “También se han conectado a cables, limitados a crear movimiento en una sola extremidad, o se han centrado en restaurar el movimiento de los músculos de los propios pacientes”, explicó el investigador.

El próximo paso, buscar la manera de permitir que los pacientes que utilicen este exoesqueleto puedan hacerlo fuera del laboratorio y sin necesidad de estar sujetos al techo.

Todos los pasos de esta investigación fueron publicados en la revista The Lancet Neurology.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *