Publican primera fotografía del niño que nació sin rostro

70 total views, 1 views today

El próximo siete de noviembre Rodrigo cumplirá su primer mes de vida. Este niño, conocido como «el bebé sin rostro», nació en Portugal en octubre, sin ojos, nariz ni una parte del cráneo. Los médicos le daban apenas horas de vida, por eso su caso se convirtió en un verdadero milagro. En las últimas horas, comenzó a circular una foto en la que se lo puede ver junto a su familia.

El programa Rua segura, de Correio da Manha, publicó una entrevista a la familia y la primera foto de la criatura, en la que se lo puede ver junto a su hermana mayor. También mostró postales con sus padres e, incluso, una de las polémicas ecografías.

Los médicos del Hospital San Bernardo, de Setúbal, en Lisboa, trabajaron para ayudarlo a que pudiera aprender a succionar. Además, ya puede respirar por sus propios medios.

En la última entrevista, los papás de este bebé han mostrado uno de los ultrasonidos que les hizo el obstetra Artur Carvallo, que los atendió durante todo el embarazo y que jamás se dio cuenta de las malformaciones en el feto.

Lo que más llamó la atención de la pareja fue que, después de que realizaran una ecografía 5D en otra clínica, en la que sí les alertaron que algo no andaba bien, el profesional no prestó atención a los padres y les dijo que no se preocuparan porque no había ningún problema con su bebé.

Ahora, el obstetra fue suspendido por el Colegio de Médicos de Portugal, pero tras la difusión de este caso salieron a la luz otros episodios similares. Hay, por lo menos, diez denuncias en su contra de padres que vivieron un infierno con este profesional. En todos los casos, se destaca la rapidez con la que efectuaba los ultrasonidos, al punto que era conocido como el «Dr. Five Minutes» («Doctor cinco minutos», en español).

La evolución de Rodrigo se registra día a día y es difícil prever qué es lo que será capaz de hacer en el futuro y cómo la parte del cráneo que le falta puede llegar a afectar su desarrollo cognitivo. Sin embargo, sus ganas de vivir lo han convertido en un milagro médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *