" />

Nueve de once fallecidos por COVID-19 han sido sepultados en el cementerio de San Cristóbal

 476 (Visitas).

Nueve de once personas fallecidas a causa del COVID-19 en la ciudad han recibido sepultura en el cementerio Municipal de San Cristóbal, en actos que se han cumplido bajo las más severas medidas establecidas en un protocolo diseñado por Protección Civil Municipal, que se encarga de su debida aplicación para la seguridad de todas las personas que toman parte en la operación.

Ronald Zerpa, director de PC- San Cristóbal, dijo que durante la pasada semana fueron sepultadas tres personas, siendo la última de ellas el pasado viernes, en horas de la mañana, cuando los funcionarios debieron trasladarse al camposanto para asistir a este penoso acto, donde nuevamente se observó la ausencia de familiares y amigos que pudieran tributarle el último adiós.

El protocolo a cumplir siempre es el mismo. Se retira el cadáver de la morgue y se lleva directamente al cementerio en un vehículo fúnebre, que ingresa lo más cerca posible del área donde será sepultada la víctima de COVID- 19. Una vez que se procede con desinfectar el ataúd y eliminar factores de riesgo,  los sepultureros, protegidos con equipos de bioseguridad, se encargan de llevar el féretro hasta el lugar designado para su sepultura.

Zerpa dice que esta semana fueron sepultadas en el cementerio de San Cristóbal tres personas, y que en total son nueve las víctimas enterradas en ese lugar a causa de la pandemia. Aclaró, sin embargo, que no todos los fallecidos por el virus en nuestra ciudad van a ese cementerio, pues hay otras personas que han sido cremadas, conforme decisión tomada por los familiares.

La autoridad única en Salud del estado Táchira reportaba el pasado viernes, de manera oficial, 24 personas fallecidas a causa de la pandemia, de las cuales once corresponden a San Cristóbal, cuatro del municipio Bolívar (San Antonio del Táchira); dos de Pedro María Ureña, y una en Cárdenas. Así mismo, se informa un deceso en el municipio Independencia, dos en García de Hevia, uno en Samuel Darío Maldonado, uno en Ayacucho y otro en Seboruco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *